JOSÉ DEL CARMEN SALGADO GIL
Jueves 9 de diciembre, 2010
De: Mario Pachajoa Burbano
http://pachajoa.110mb.com/

Amigos:

José del Carmen Salgado Gil, Coronel retirado, fue muerto el pasado lunes en su finca "La Ponderosa", vereda La Lajita, en el municipio de El Tambo al occidente de la ciudad de Popayán. El Coronel José del Carmen tenia 72 años y fue Comandante de la policía del Cauca y del Valle del Cauca en donde fue muy apreciado.

La ecóloga Patricia Ordóñez C. en memoria del Coronel José del Carmen ha escrito la nota que transcribimos.

Cordialmente,

***

El coronel José del Carmen Salgado un líder ambientalista Admirable- 
Por: Patricia Ordóñez C.

Ecóloga.

Le fue muy difícil acceder a la solicitud de su familia, quien le pedía se viniera a vivir a Popayán, el siempre prefirió quedarse en su finca “La Ponderosa” donde por casi 30 años paso su vida, haciendo de este lugar un Paraíso lleno de árboles y flores que hoy lo extrañaran. Su mayor inquietud en los últimos días fue la lucha por la justicia, la verdad y la honestidad, en la defensa de la protección del ambiente. Un esposo maravilloso quien amaba Margarita y adoraba a cada uno de sus hijos y nietos, generoso, alcahueta y sabio eran sus destacadas características.

Cada ocho días esperó con anhelo la Reunión de la Red, para visitar, otra de las Experiencias ambientales exitosas, y aprender y compartir alternativas ecológicas, para replicarlas en su espacio y compartirlo sin esperar nada a cambio, esa era su mayor alegría y lo que más extrañaba. Tres eran los principios en su vida: La gratitud, honestidad y lealtad, que siempre predicó y aplicó. Fue un líder ambiental inigualable que todos extrañaremos, su ausencia física será irremplazable, pero su alma estará presente en cada acto, visita, evento recordando sus apuntes, buen humor o su silencio.

Hoy que la vida le fue quitada, más que nunca esta presente, porque su muerte sólo permite que se valore y reconozca aún más, su valiosa entrega, amor y dedicación a la Vida, personas como El, nunca mueren, quedan para siempre, formando parte del legado divino, que sólo pasan a otro estado de vida.

Evoco al perdón y misericordia del Amado Altísimo, para quienes lo asesinaron, y no tuvieron en cuenta que su tarea todavía no había concluido. Para los que tuvimos la fortuna de conocerlo lo tendremos como un ejemplo de rectitud y sus cualidades serán un gran aliento para trascender el inmenso dolor de su ausencia. Un abrazo inmenso a su esposa a sus hijos nietos y familia en general que tuvieron la dicha de disfrutar a un Gran señor, padre y esposo inigualable.

Patricia Ordóñez C
Ecóloga

***
     Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red payanesa por favor
informar a mariopb@comcast.net
e incluir "descontinuar" en la línea "Subject"
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please reply to
 mariopb@comcast.net
 with "unlist" in the Subject line.