JOSÉ MARÍA SALAZAR BUCHELI: 80 AÑOS.
Domingo 18 de julio, 2010
De: Mario Pachajoa Burbano
http://pachajoa.110mb.com/

Amigos:

José María Salazar Bucheli, médico, quien ha desempeñado diferentes cargos, entre ellos, Profesor Universitario, Rector de la Universidad del Cauca, Gobernador de Nariño, Ministro de Salud Pública de Colombia, encargado del Ministerio de Trabajo, funcionario de la Organización Panamericana de la Salud, ha cumplido ochenta años de edad.
Con tal motivo su esposa Amalita Grueso de Salazar y sus hijos: Juan Carlos y Olga, María Mercedes, Ana María, Jaime y Amalita y sus nietos invitaron a los familiares y amigos a una reunión para festejar el octogésimo onomástico de José María.

 

 

El homenaje se realizó el sábado 17 de julio, 2010 y como parte de la celebración se llevó a cabo una Misa Solemne en la iglesia de San Rafael de Potomac, Área Metropolitana de Washington, D.C. con peticiones, ofrendas, música y cantos sacros de Gabarain, Mozart, Gounod, Schutte, Mejia, brillantemente interpretados.

A continuación, los invitados se trasladaron al Restaurante Normandie Farms en donde se presentó un video con los hitos de la vida y hechos de José María, palabras calurosas de su esposa e hijos, música por orquesta de cámara y con la serenata a cargo de un trío colombiano, exquisitos platos de comida y bebida.
.
 

Durante los eventos José María recibió La Bendición Apostólica del Santo Padre Benedicto XVI con motivo de sus 80 años y calurosas felicitaciones de cada uno de los presentes y su agradecimiento por compartir su amistad.

Amalita ofreció el evento con emotivas palabras, que se reproducen a continuación:

 

PALABRAS DE AMALIA GRUESO DE SALAZAR EN LA CELEBRACIÓN DE LOS 80 AÑOS DE SU ESPOSO
 

 José María, hijos queridos, Juan Carlos y Olga, María Mercedes; Ana María; Jaime y Amalita, 5 de los cuales están hoy con nosotros, a nuestros 9 nietos José Manuel, Santiago, Jonathan, Catalina, Sebastian., Juan Esteban, Valentina, Mateo y Camila de los cuales hoy están presentes 7, a mi hermana: María Eugenia, familiares y amigos de la familia Salazar Grueso
 
 Para mí como para los hijos y nietos es un día muy especial al estar aquí reunidos con todos ustedes para festejar a mi adorado esposo José María y celebrar sus 80 años.
 
 En primer lugar, quiero expresar mi gratitud a Dios por haberme dado la dicha de conocerte José María; de formar nuestro hogar, hace más de 48 años y medio en mi querida ciudad de Popayán.
 
 En segundo lugar, para manifestarte mi amor y admiración hacia tí, el esposo perfecto, el padre excepcional, el católico por excelencia, el miembro de familia especial, el amigo íntegro y bondadoso, el caballero inigualable, el médico respetable, el ciudadano meritorio y ejemplar, poseedor de muchas virtudes heredadas de tus padres José María Salazar Alban y María Bucheli Benavides y para expresarte a ti, todo mi amor y decirte que siempre me has hecho feliz.
 
 Hemos formado una familia maravillosa y hoy aquí los hijos y nietos te dicen gracias papá y abuelito por lo que tu eres, por lo que has sido con nosotros y por darnos ese ejemplo que ha trazado unas metas muy importantes en nuestras vidas. Se me ocurre recordar lo que un famoso terapista de familia J.M. Lewis dijo cuando alguien le preguntó una vez, que de todas las cosas que uno podría hacer para lograr una buena familia, cual consideraba el que era la más fundamental y la mas importante? Lewis sin titubear les respondió el casarse bien y con toda seguridad te digo que en mí se aplica para todo.
 
 Las experiencias vividas a tu lado han sido y son para mí una fuente de inspiración, de riqueza espiritual, de amor y felicidad que me motivan aún más para seguir proyectándome al futuro.
 
 Nuestros hijos Juan Carlos, María Mercedes, Ana María y Amalita siempre te han admirado y admiran como padre, por tu amor, por tu fortaleza de espíritu, honestidad, caballerosidad y total dedicación a su formación como personas inigualables y profesionales íntegros, eres su ejemplo a seguir en la proyección de sus propias familias. Olga y Jaime también nuestros hijos te miran como su propio padre y no sólo están orgullos de pertenecer a la familia sino que te quieren y admiran inmensamente y ven en ti esa guía para continuar con sabiduría los caminos a seguir en sus propios hogares. Hoy los seis hijos y los nueve nietos, ven en ti ese faro que ilumina su sendero para proyectarse a ese futuro que debe ser promisorio al igual que ha sido tu vida.
 
 José María gracias por ser como eres, por el amor que a diario me comunicas, por la vida bella, tierna, especial que me has dado y me das, por esos hijos que me diste y que hoy los vemos se han proyectado con sus hogares, con sus hijos y hoy tanto ellos como los nietos se unen a mí para decirte feliz cumpleaños.
 
 Gracias María Eugenia por estar aquí hoy con nosotros, gracias familiares y amigos por participar en este evento, su amistad es y ha sido factor importante en la vida nuestra en este país, en esta bella ciudad. Ustedes son el mejor regalo que tenemos al estar lejos de la familia. Cada uno de ustedes han enriquecido nuestra vida y la amistad es algo bello que los llevamos en el alma. Para aquellos que no pudieron estar aquí con nosotros también les expreso mis sentimientos de aprecio y gratitud por las manifestaciones de amistad y cariño.
 
 Quiero hacer especial énfasis en la presencia de los médicos de José María para agradecerles su especial afecto y dedicación en su cuidado que contribuye permanentemente al bienestar de mi adorado esposo, como también para recordar a uno de ellos quien ya no está con nosotros y quien fue muy especial como amigo y como médico en los diferentes momentos que requirió de su asistencia.
 
 Hoy cuando la vida ha transcurrido José María te admiro aun más por ser como eres, por estar siempre presente en todos los detalles que nos rodean, por ese amor y dedicación permanente y que a diario me brindas y que sólo palabras de gratitud para con Dios puede proclamar mi espíritu.
 
 Para terminar, quiero decirte José María que hoy desde la eternidad mis suegros personas tan especiales José María y María estarán enviándote bendiciones y diciéndote: hijo adorado felicidades y gracias por todo lo que tu fuiste para nosotros, por la felicidad, por el amor que siempre nos diste desde el momento en que naciste y en todas las circunstancias de nuestra vida. Mis padres Hernando desde el cielo y mamá, Amalia que por sus 91 años no pudo estar presente te expresan también la gratitud por lo que tú has significado y significas en la familia Grueso Vejarano, siempre presente con tu amor, con tus consejos y enseñanzas.
 
 Los invito a que brindemos esta copa por José María, salud.
 
 POTOMAC, JULIO 17 2010

 


Cordialmente,

***
     Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red payanesa por favor
informar a mariopb@comcast.net
e incluir "descontinuar" en la línea "Subject"
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please reply to
 mariopb@comcast.net
 with "unlist" in the Subject line.