UNA LÁGRIMA NO FURTIVA
Jueves 20 de mayo, 2010
De: Mario Pachajoa Burbano
http://pachajoa.110mb.com/

Amigos:

Foto: Letralia
Leopoldo de Quevedo y Monroy
es colombiano, abogado, profesor universitario, escritor, columnista; se siente un escritor de viejo ancestro español, amigo de la salud, los viajes y los sueños, cuya edad, dice Leopoldo, le alcanza para decir sin vergüenza lo que piensa. En su escrito que reproducimos publicado por Alfonso José Luna Geller en Proclama-Norte del Cauca "El dulce fluir del llanto", Leopoldo hace una sentida descripción del llanto y las lágrimas..

Cordialmente,


****

El dulce fluir del llanto
Por Leopoldo de Quevedo y Monroy
Colombiano
leodequevedom@gmail.com
Proclama-Norte del Cauca


Nadie escapará a su llanto
que es el luto de su propio sueño
Matilde Espinosa


Llorar es un fenómeno ambiental del ser humano. No tiene una estación segura ni debe ocurrir necesariamente de día o en la mitad de la negrura. Llorar es dar ocasión a que los ojos den salida a variados sentimientos que ocurren en el alma. Salen penas del corazón a través de lágrimas con sal y ajenjo. Brotan gotas de cielo por el amor y no se siente frío ni pica el sol ni se sabe si vive uno la realidad o es un sueño. Los ojos, entonces, son ciegos testigos del dolor, la amargura o la felicidad. Sólo prestan su orilla para que salte a la mejilla un río de gozo o se anegue el pecho en un mar de lágrimas.

El llanto es propio de la especie humana. La Naturaleza dotó de lacrimales a los ojos para que se convirtieran en fuente salvadora en ocasiones cumbres. No se llora todos los días ni se llora por cualquier cosa. Los animales no se sientan al pie de la cama a llevarse las manos a la cara y rogar que unas lágrimas mitiguen sus desgracias.

Así como la Naturaleza es sabia y produce nubes y vientos, arreboles y albas hermosas, también envía las lluvias cuando la tierra está sedienta o los árboles suplican frescura para sus hojas y raíces. La envía en noches serenas cuando la luna ríe o en tardes tormentosas en medio de rayos y ventiscas. Así también hombres y mujeres tienen en su cara dos ventanas por las que pueden echar fuera y manifestar con llanto sus emociones tiernas, su ira y las traiciones.

El ser humano no podría soportar la sequía en sus ojos como no se puede imaginar al planeta tierra sin nieve y sin la lluvia o sin los ríos y los mares. ¿Cómo se desharía del abandono de un hijo la madre, como manifestaría la pérdida del ser que sale muerto de sus entrañas, cómo pasaría una noche al ver que sus hijos no tienen techo ni comida? ¿Cómo sin dejar rodar un río de lágrimas por el camino reaccionaría el padre que ve regresar al hijo de un secuestro?

No hay espectáculo más humano y conmovedor que ver llorar a un niño, a una madre o un anciano. No son sólo ojos que derraman el líquido del sentimiento, lo que se ofrece a quien lo mira. También la voz se quiebra, el cuerpo todo se amilana y la naturaleza alrededor se queda muda. El tiempo impotente se detiene y el alma parece salir, forzada, del cuerpo. Pareciera que el agua que sale de los ojos fuera un halo luminoso que hace angelical a quien llora. Lo hace tan frágil, tan leve, tan cercano…

Llorar no debiera avergonzar al hombre ni ser considerado una debilidad ni un arma para que la mujer desarme al hombre o como una coartada infame. Que los ojos tengan que fluir ese líquido virginal es similar a lo que hace el infante cuando nace. Expresar su alegría de estar en este mundo lleno de dolor, sorpresas, alegrías, triunfos, fracasos e ilusiones. Vale la pena tener junto a los ojos un torrente agridulce que podamos compartir con las personas amadas.

¿Quién no ha calmado el angustioso acezar de su garganta con el libre fluir que lave su dolor y desespero? ¿Quién no ha acudido a la tersura de su pañuelo o las manos de su madre o de su novia para ayudar a enjugar un amargo llanto con la ternura de quien lo ama? Bienaventurados los que lloran y tienen a su lado un amigo, una mano que se tiende o aunque sea la compañía la compañía de un perro que le lama sus tristezas.

Publicado por Alfonso José Luna Geller para Proclama - Norte del Cauca el 5/20/2010 11:21:00 AM

***
     Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red payanesa por favor
informar a mariopb@comcast.net
e incluir "descontinuar" en la línea "Subject"
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please reply to
 mariopb@comcast.net
 with "unlist" in the Subject line.