JOSÉ IGNACIO DE POMBO
Miércoles 24 de febrero, 2010
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos:

José Ignacio de Pombo, nació en Popayán el 19 de febrero de 1761 y murió en Cartagena de Indias el 16 de febrero de 1815. Hijo del español Esteban de Pombo y Gómez y Tomasa Ante y Valencia. Fue un gran apoyo del Sabio Francisco José de Caldas proveyéndole instrumentos científicos. Fue un notable analista económico y familiarizado con la literatura económica de la época. Contrajo matrimonio con la cartagenera María Josefa Amador y Rodríguez y tuvieron varios hijos.

Arcesio Aragón en su libro "Fastos payaneses" escribió los siguientes párrafos sobre el insigne José Ignacio.

Rara vez habrá sido tan injusta la posteridad con un varón eminente como lo ha sido con don José Ignacio de Pombo, uno de los hombres más sustantivos y preclaros que vieron la luz del antiguo Virreinato de la Nueva Granada; con la circunstancia de que este varón consular, que supo ser grande en medio de una generación de cíclopes, ha sido ejemplo no superado hasta hoy en Colombia de altruismo y generosidad y un paradigma del espíritu público o sea de la dedicación absoluta de toda una vida al servicio de la colectividad social.

Pombo es un ejemplo del genio suramericano. Estuvo algún tiempo en Cádiz; habla todas las lenguas europeas; conoce todas las literaturas del Viejo Mundo y, mérito único en América, educa él mismo sus bellos hijos.

Scarpetta y Vergara describen la suerte de la familia de Pombo durante el sitio de Cartagena en 1815. De los hijos de don José Ignacio murieron allí de hambre Dámaso, Sebastián y Ana. Su último hijo, Fernando, murió en Cartagena en 1867.

Pombo fue una de las más distinguidas personalidades de Cartagena, tanto por la rica familia de su esposa, como por su gran negocio de comercio y por su incansable actividad en favor del progreso, de la navegación, construcción de puertos y canal del Dique, reforma educacionista, paseos públicos y principalmente por todo esfuerzo de adelanto práctico.

Pombo, cuya riqueza iba siempre en aumento había echado una mirada completa en las diversas ideas en los numerosos proyectos que durante casi un siglo habían preocupado los elementos eficientes de la Nueva Granada. Un hombre de gran visión, sobre la quina, la yerba de huaco, el platino y el mercurio. Fue el único comerciante sobresaliente de la época colonial.

Activo agente de la independencia nacional, el señor Pombo no llegó a verla asegurada pues falleció en 1815; las huestes pacificadoras se encargaron de devorar su fortuna y de perseguir a su familia por el crimen de haber sido patriota.

Finalmente, Arcesio Aragón, escribe: "No sabemos en qué forma Cartagena haya perpetuado el recuerdo de este hombre que tanto hizo por el progreso de la perla del Mar Caribe. También Popayán está en deuda con este ilustre hijo suyo; y seria una bella ocasión la del cumplimiento de la cuarta centuria de su vida para hacer algún homenaje a quien así supo engrandecer la fama de la ciudad de Belalcázar.

Cordialmente,

***
     Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red payanesa por favor
informar a mariopb@comcast.net
e incluir "descontinuar" en la línea "Subject"
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please reply to
 mariopb@comcast.net
 with "unlist" in the Subject line.