ARTE MODERNO Y CONTEMPORÁNEO EN POPAYÁN
Lunes 25 de enero, 2010
De: Mario Pachajoa Burbano
http://pachajoa.110mb.com/

Amigos:

Guillermo Borrero Aragón, nos ha enviado el interesante articulo "Arte Moderno y
Contemporáneo en Popayán
, escrito en 2004 por Julio César Perafán Fajardo,
M.D.
En esta oportunidad, reproducimos fragmentos del mismo y ofrecemos enviar,
por esta vía, el texto completo (ocho páginas), incluyendo las relativas a escultura y
arquitectura modernas, a aquellos que nos lo soliciten. Nuestros agradecimientos para
Guillermo por facilitarnos el articulo.

Cordialmente,

***
Arte Moderno y Contemporáneo en Popayán
Septiembre 2004
Autor: Julio César Perafán Fajardo, M.D.
Algunas consideraciones sobre la evaluación del arte en la "Ciudad Blanca de Colombia"
Fragmentos.

No existe diferencia entre arte moderno y arte antiguo si prescindiendo del factor cronológico aceptamos que el arte es la respuesta cultural al comportamiento ya sea del artista, ya de una época o de una sociedad frente al cambiante mundo del que el arte es un reflejo.

El arte moderno como cualquiera manifestación creativa del hombre ha evolucionado en todas direcciones, pero nunca excluyendo la eterna alternancia secuencial entre clasicismo y romanticismo, dualidad que ha dividido el arte en dos grandes períodos: PERIODOS CONSTRUCTIVOS o clásicos y PERIODOS DE CRISIS o románticos. Sus características y determinantes de innovación conllevan entre unos y otros diferencias opuestas:

En lo clásico prima la razón frente a la emoción de los romántico; el equilibrio frente al caos; la horizontalidad del Panteón Romano frente a la verticalidad de las catedrales góticas; la universalidad frente al individualismo romántico; la objetividad, verbi gracia, en la época moderna, el Cubismo y el arte concreto versus el pesimista Expresionismo, en fin la derecha frente a la izquierda.

Localizadas en el tiempo histórico las artes plásticas modernas, escultura, arquitectura de lo que tratará la charla de esta noche –comienzan a mediados del siglo XIX en París con los Salones de los Rechazados de 1836, cuando los pabellones particulares de Manet y Coubert en la exposición universal de 1867, verdaderas barracas de apestados, y cuando la homérica carcajada que acogió la primera exposición de los impresionistas en 1864. No fue fácil la aceptación del nuevo arte ni siquiera en Francia. Corría el año de 1900 cuando la exposición universal en París el académico Gérome se interpuso ante el presidente Loubet para atajarle imperiosamente la entrada a la sala de los impresionistas, diciéndoles: “Deteneos, señor presidente, aquí está la vergüenza de Francia”. Las revoluciones en arte se hacen cada vez a contrapelo del público y del gusto oficial. Cuando Auguste Rodin quiso llegar a Francia toda su hoy gloriosa obra del más puro impresionismo escultórico el instituto provocó un escándalo que llegó hasta el parlamento en 1916. Pero antes, en 1895, un grupo escultórico monumental “Los Burgueses de Calais” inaugurado en honor de esta ciudad fue considerado indigno para la villa. Hoy, una réplica reposa en el museo del hotel Biron de París.

No es de extrañar, entonces que en 1913 llegó a la Universidad del Cauca la pintura contratada con Andrés de Santa María para el Paraninfo en remodelación, los estudiantes de la facultad de derecho, reunidos por el rector Alfredo Garcés, cuenta uno de los testigos áticos, Luis Carlos Iragorri, al ver la obra gritaron al unísono: horrorosa!!!. Sin embargo el valiente rector hizo instalar el famoso tríptico impresionista en el proscenio y el recinto fue solemnemente inaugurado con un discurso del maestro Valencia el 23 de abril de 1916, tercer centenario de la muerte de Miguel de Cervantes Saavedra, instituyéndose así el día del idioma, fecha en la que se recogió allí – cuenta FASTOS Arcesio Aragón- un copioso óbolo para contribuir a erigirle en Madrid el monumento en la plaza España.

De la obra de Andrés de Santa María, realizada en Bélgica, París y Bogotá, la más representativa, valiosa y de mayor formato es este tríptico llamado “Las artes y las ciencias”, de propiedad de la Universidad del Cauca, actualmente colgado en el fondo oscuro del Paraninfo Caldas. Fue Marta Traba, la papisa de la crítica de arte, quien descubrió en Colombia al olvidado Santa María.
... ...

La primera obra impresionista data de 1861 “Música en el jardín de las Tullerías” de Edouard Manet, en la actualidad en la pinacoteca de la galería nacional de Londres. La segunda y tanto mas famosa “El almuerzo sobre la hierba”, actualmente en el museo D´Orsay de París.

No queda duda de este tesoro descuidado que es el tríptico de Santa María y una de las primeras obras de arte moderno que llegó a Popayán.

Avanzado el siglo XX comenzaron a surgir en la ciudad maestros y pintores con las audacias del arte moderno y contemporáneo, de cuyos numerosos ismos los más persistentes han sido el abstraccionismo y el surrealismo, a partir de 1910 y 1924 respectivamente, expandidos por el mundo, quizás no como una revolución sino como un nacimiento. El arte abstracto, o mejor arte no figurativo, traspasa la realidad del mundo a la realidad metafísica del ser. Fue Wassili Kandinsky quien pintó las primeras telas abstractas. El surrealismo lo define Dalí como el conocimiento irracional de los fenómenos delirantes y narcisistas. “Visiones de duermevela” agrega Max Ernst.

Retomando estas y otras escuelas de arte moderno con representaciones en Popayán, citemos algunos artistas, pocos, en gracia del corto tiempo y la materia extensa:

AUGUSTO RIVERA, Caucano, el más prolífico: acrílicos en el Banco Popular, Caja Agraria, mural en el Cafetero, mosaico en el salón-restaurante del aeropuerto representando la chirimía con los tipismos del triángulo, el mazo de la tambora y los flautistas, en un estilo contemporáneo propio, lejos del manido muralismo mejicano. Para el Festival de Música Sacra pintó telones y afiches de gran fuerza expresionista. Muy polifacético en sus técnicas recorrió los estilos desde el carboncillo hasta la pintura surrealista e hiperrealista.

Los hermanos VALENCIA QUIJANO, hijos del gran pintor maestro Luis Carlos Valencia se han distinguido por una paleta modernista de gran experticia en el dibujo y proyección futurista. Rodrigo ha sobresalido en arte psicoanalista, metafísico, surrealista y abstracto. Iván dispone ahora de una gran ciudad para su constructivismo y arte urbano, Nueva York.

No olvidemos que el maestro Efraín Martínez espigó en el simbolismo en varios detalles de sus lienzos: uno “la tempestad” en la Apoteosis de Popayán.

RENZO FAJARDO ostenta un palmarés tanto nacional como en el exterior por sus trabajos en diversas disciplinas de la plástica contemporánea.

EVER ASTUDILLO, expresionista esencial y los hermanos CÁRDENAS tienen en colecciones privadas verdaderas obras maestras del arte moderno.

ROBERTO PERAFÁN, autodidacta ha recorrido mucha geografía de las artes plásticas y artesanales. Pese a haber sido, en pintura tildado de obregoniano tiene su particular manera de ser y ver la contemporaneidad pictórica.

Da la Facultad de Bellas Artes de la Universidad del Cauca, desde hace muchos años ha salido un grupo de jóvenes promesas con el merecido título de “Maestro en Artes Plásticas” que en el país y en el exterior comienzan a triunfar:

XIMENA HORMAZA
cada vez más cerca de su liberación imaginativa.

MARÍA STELLA PERAFÁN SIMMONDS está descollando ahora con las artes del grabado, después de trasegar con la mayoría de las técnicas pictóricas.

... ... ... ... ...

***
     Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red payanesa por favor
informar a mariopb@comcast.net
e incluir "descontinuar" en la línea "Subject"
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please reply to
 mariopb@comcast.net
 with "unlist" in the Subject line.