OBRA DE EDGAR NEGRET
Lunes 3 de mayo, 2010
De: Mario Pachajoa Burbano
http://pachajoa.110mb.com/

Amigos:

El Maestro Rodrigo Valencia Quijano nos ha enviado su articulo sobre el
artista Edgar Negret "Acerca de Negret" y nos informa sobre el estado de
abandono en que tienen la Casa Negret de Popayán. Nuestros
agradecimientos para el Maestro Valencia Quijano, por facilitarnos su escrito.

Cordialmente,

***

ACERCA DE NEGRET
Por: Rodrigo Valencia Q
rvq12@hotmail.com
Especial para Proclama del Norte


El maestro Edgar Negret, artista de Popayán, de Colombia y del mundo, rebasó los límites patrios con su fama, y aportó al arte universal un estilo sin límites territoriales, una estética liberada de la tradición, con la marca de las formas libertarias del siglo XX. Ganador del premio en escultura en Venecia, cuenta con obras en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, en el Museo Guggenheim, en la Colección Rockefeller y en otras importantes colecciones del orbe.
Sus comienzos en la disciplina académica del dibujo y modelado son reorientados por el maestro español Jorge Oteiza en los años 40, de manera que se vinculan al bloque de neofiguraciones escultóricas de temática tradicional, y posteriormente a la reflexión novedosa y postulados del abstraccionismo, muy seguramente afirmados desde su viaje a Nueva York y París. Y es aquí, en el campo de lo abstracto, donde Negret logra la plenitud de su fondo como artista de renombre internacional.

Desde entonces, su obra queda marcada por el concepto de la geometría: espacio abstracto liberado de los nexos formales del objeto como tal en la naturaleza; y significación pura de la forma especulativa, de la forma idealizada, de la forma origen, de la forma totémica arquetípica, de la forma como fuerza composicional, de la forma que instaura nuevos significados y propuestas en el mundo de la plástica.

Algunas de las obras aluden a referentes como el sol, la luna, los Andes y paradigmas precolombinos; son postulados de un programa racional, matemáticamente planeado y diseñado, concreción del boceto perfectamente calculado y de una fantasía que fecunda con su orden controlado los procesos creativos.

A veces, las formas en metal aluminio están repetidas en serie, en módulos que se apoderan del espacio en espiral: envuelven el aire, desarrollan movimientos giratorios, la curva es directriz visual entre el aire que las circunda y el vacío que resuena dentro; y otras veces muestran composiciones donde el sentido de lo plano vertical, casi de pintura, se mueve mínimamente hacia el espacio adyacente externo. Aparece entonces el protagonismo del color, reemplazando la monocromía anterior con gamas planas de rojo, negro y azul, principalmente, que resaltan las partes componentes, instaurando una resonancia composicional entre forma y cromatismo.

Los planteamientos de Negret referencian la solidez de lo liviano, el límite del aire que circula con el ritmo de la curva, la pulcritud de los segmentos, los ángulos y el color de la superficie limitante, el desplazamiento del centro hacia los lados, el rigor purista de la geometría en movimiento. La obra de Negret es constructivismo cerebral; es razón premeditada, lógica seriada, sensibilidad ascética desde el origen mítico de las formas tridimensionales, discurso totémico de luz solidificada, presencia resuelta del volumen esencial potenciado por su fuerza interna; en fin, “aparatos mágicos” de finales del milenio. Es una forma de escultura que nace de la geometría minimalista de las cosas, con su desarrollo estructural, secuencial, orgánico y analítico.

Popayán cuenta con el gran privilegio de tener un museo como la Casa Negret. El legado de su patrimonio familiar, con todo el aroma de su mundo anecdótico, incluye un bellísimo dibujo de 1903 del maestro Adolfo Dueñas, que contrasta con las atrevidas metáforas abstractas de nuestro escultor; y también con una escogida colección de obras de reconocidos artistas contemporáneos: Julio Le Parc (argentino), Yutaka Toyota (nipo-brasilero), Jesús Soto (venezolano), Carlos Cruz Díez (venezolano), y los colombianos David Manzur y Santiago Cárdenas, entre otros.

Paradójicamente, una valiosa herencia, legado futurista en esta urbe anquilosada; un patrimonio cultural que no ha sido debidamente acogido y protegido por la “ciudad culta”; un espacio donde el arte da testimonio entre la soledad y el abandono. Allí, el mundo privilegiado de uno de los artistas más importantes de Colombia pugna contra la falta de conciencia y el prosaísmo abundante que se apoderó penosamente de la villa de paredes blancas. Tal vez, dentro de cien años de soledad, algún fénix resucite de entre las cenizas, con ojos, alas y mirada nueva entre las sombras.

***
     Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red payanesa por favor
informar a mariopb@comcast.net
e incluir "descontinuar" en la línea "Subject"
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please reply to
 mariopb@comcast.net
 with "unlist" in the Subject line.