CARLOS VICENTE HORMAZA BARRAGÁN
Domingo de Pascua 4 de abril, 2010
De: Mario Pachajoa Burbano
http://pachajoa.110mb.com/

Amigos:

Horacio Dorado Gómez, escritor, columnista, historiador, poeta, escribió
en memoria de Carlos Vicente Hormaza Barragán, el artículo que hoy
reproducimos, con numerosos datos que hacen inolvidable su recuerdo.
Nuestros agradecimientos para Horacio por facilitarnos su escrito.

Cordialmente,

*****

Por: Horacio Dorado Gómez
horaciodorado@hotmail.com
Recordando a “Pirro”, olvidamos su muerte


Existen varias clases de hombres. Yo conocí uno bueno: Don Carlos Vicente Hormaza Barragán, quien desde la infancia llevaba el remoquete de “Pirro”. Hoy la tristeza en Popayán se origina por la ausencia de ese ser tan apreciado. Con el don por delante, sin nada de menciones nobiliarias, porque al hablar de él, pensamos en construcciones, desde populares hasta edificaciones grandes, donde labró su imagen bien reconocida, propiedad más valiosa que cualquiera otra. A la edad de siete años ya tenía la idea arraigada de la vida, no como una lucha, sino como una aventura mágica por satisfacer las necesidades con honradez, gracia y serenidad. Hacía mandados a sus familiares por la paga de un centavo, igual que se terciaba una caja para ofrecer maní en la Semana Santa o vendiendo en una pequeña tienda en el colegio en sus horas libres después de clase. Apenas alcanzó su mayoría de edad, ya tenía once volquetas y un cargador sacando arena del río para venderla con su socio Ricardo Mosquera.

Su estado mental de prosperidad, le permitió ubicar en un pequeño local, la Ferretería “Argentina”, nombre derivado del principio de la gratitud hacia su socio casado con una dama de esa nacionalidad. Con el corazón abierto a todas las personas, agrandó la que fue la más popular y próspera ferretería, en la antigua casa de misia Pacha Pardo; luego, montó sucursales en Pasto y Cali. Comercializó diversas marcas de electrodomésticos y vehículos importados: Land Rover, Isuzu, Nissan, Toyota, Daihatsu, Gaz, Wolsvagen. ¡Cuando la palabra era oro! Accedió ilimitadamente: “llevate el carro socio, después venís a firmar”. Confió en que la vida es mucho más abundante, entregándose y fiándole a la gente, de lo que nunca imaginó que fuera posible. Tenía el secreto para crear abundancia. Ese poder interior era la llave para generar riqueza. Llegó a tener dieciocho fincas en el Valle del Patía: “El Carmen” y “Palo de leche”, entre las mejores haciendas ganaderas. Los mundos infinitos aparecen y desaparecen como partículas de polvo. Tuvo la grata experiencia de satisfacer la necesidad de vivienda, construidas para todo interés social, bien urbanizadas: Antonio Nariño, las Ferias, Santa Mónica, San Camilo (Argentina), Carantanta.

Generó empleo con la única fábrica de clavos, grapas, carrocerías para jeep que existió en Popayán, y con obras que tienen su sello inconfundible: edificio Hormaza, el Prado, Vanautos. Son fragmentos en la vida de “Pirro”, de alegría y pesar, de éxito y fracaso, de riqueza y de pobreza. Pero siempre, “pa` lante”, jovial, amigo, sencillo y humilde. Nunca se quejó, porque siempre alimentó su corazón de amor y no de odio. En sus ratos de rica diversión tomaba ron con… “coca colas”. Y en los avatares de la vida, prefirió volver a la pobreza, antes que opacar su imagen de hombre probo. El cómo los hombres que valen la pena cruzó el mar de la vida nadando, mientras otros se bañaban en la orilla. En sus últimos años, el “Pirro”, el amigo incomparable estuvo en silencio entre nosotros, hoy la muerte nos lo guarda y nos lo inmortaliza en el recuerdo. Carlos Hormaza, prefirió una muerte agradable antes que una larga vida, por eso decidió terminar las vacaciones en este paraíso terrenal.
 
Civilidad: Un buen hombre ha fallecido, paz en su tumba y rosas rojas para él.

***
     Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red payanesa por favor
informar a mariopb@comcast.net
e incluir "descontinuar" en la línea "Subject"
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please reply to
 mariopb@comcast.net
 with "unlist" in the Subject line.