HUELLAS DEL PASADO
Viernes 7 de mayo, 2010
De: Mario Pachajoa Burbano
http://pachajoa.110mb.com/

Amigos:

Horacio Dorado Gómez, escritor, historiador, columnista, recorre las huellas del
pasado que dejaron en Popayán sus hoy habitantes en el extranjero y presentes.
Nuestros agradecimientos a Horacio por facilitarnos su escrito.

Cordialmente,

***

Desde el Pueblito para errantes “Patojos”
Por: Horacio Dorado Gómez
Popayán.


Ofrezco este artículo a internautas paisanos en el exterior. En especial a Marlio Vidal, “El Timbiano”, quien por aquello de la “viola” en la década del 48, le tocó huir en la vieja máquina de combustión de carbón recorriendo la paralela vía.

Con él recordé, las chapuzadas en los ríos: Molino, Caracol, Dos brazos, y en el Cauca, cruzando a nado el remolino de la Cabaña. Nos vimos entre los equipos: Granadino y el Piel roja dándonos leña en los “picados” domingueros del “Achiral” donde llegaba la “Ciudad de Hierro” (hoy, parque Benito Juárez).

Hicimos memoria de los madrugones a misa en la Catedral, con uniforme de la escuela que la Señorita Simona dirigía con implacable disciplina. Retornamos a los recreos jugando “zumbo”, “un cojín”, “la lleva”, etc., comprando en el “caspete” (tienda), caucharina, melcochas y cholaos. Y las “capadas” a clase para ir a coger moras, michinches, guayabas, moquitos y guindas en los llanos largos de Chuni-abajo.

Y fuimos a parar a la “Alhajita” en Cajete, donde recorrimos los acantilados del río Cauca. Volvimos a pasear con la imaginación “La Cueva del Indio”, colindante de la finca de los Ávila. Evocamos los porrazos por “ñucos”, aprendiendo a montar en cicla. Revivimos el teatro Bolívar, el “pulguero” que exhibía las mejores películas mexicanas en blanco y negro: Invasión a Mongo, Invasión a Marte con Flash-Gordon y el Capitán Maravilla; la serie de Santo el enmascarado de plata, las películas de Tin-Tan, Clavillazo, Cantinflas y las cintas de los “charros” Jorge Negrete, Pedro Infante, Luis y Antonio Aguilar, etc.
 
En el declive de la vida conocimos a Vicente Idrobo, Maestro de la Banda de músicos del Batallón Junín No.7 a quien elogiábamos con: “ánimo Cocorote”, “arriba chupa-cobres”. Soltamos la lágrima por: Rosarito, Ratón de Iglesia, “Sancocho”-Sánchez el de los Misereres, Zócalo, Pate guaba, Miel de Abeja, el Boquinche Efraín, personajes queridos que dieron alegría y sustos a más de uno cuando éramos muchachos.

Todos estos recuerdos se agolpan desordenados en nuestra memoria como si apenas esta mañana los hubiésemos visto y tratado. Repasamos, las propagandas que se oían en los pocos radios que había en la ciudad, como: “Hasta el gato quiere que lo bañen, pero con jabón Varela”; “Mejoral, Mejoral es mejor y quita el mal”; “Píldoras de vida del Dr. Ross, cuando yo las tomo me siento mejor”. La voz de Belalcázar con su baja frecuencia, radiaba sólo hasta puente chiquito del río Cauca. Evocamos la Vitrola, del perro lelo de la RCA Víctor, que los surcos de los discos carbonados comían cajas de agujas para reproducir el sonido.

Son estos recuerdos imborrables para el disfrute de los pocos veteranos que aún quedan en Popayán y para otros tantos errabundos y dispersos “Patojos” por el mundo que ávidos me leen.

Civilidad: Evocando el pasado vivimos felices

***
     Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red payanesa por favor
informar a mariopb@comcast.net
e incluir "descontinuar" en la línea "Subject"
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please reply to
 mariopb@comcast.net
 with "unlist" in the Subject line.