FUNDACIÓN LA SCALA
Jueves 9 de septiembre, 2010
De: Mario Pachajoa Burbano
http://pachajoa.110mb.com/

Amigos de la Red:

Quiero enviar una felicitación muy cariñosa a Rosana Perafán, fundadora, Dueña y Directora de la FUNDACIÓN SCALA. El articulo que Ruth Cepeda ha escrito es magnífico y nos hace ver todo el arte, dedicación, imaginación, dulzura de lo que Rosana ha hecho con esta obra. Nadie mejor que Ruth para escribir sobre esta presentación con motivo de la apertura del VIII Congreso de Gastronomía y así resaltar esos valores de su Directora y también de lo que los niños o como ella los llama sus muchachos interpretaron.
Deseamos para ti Rosana toda clase de éxitos y muchas felicitaciones para todos ustedes que han hecho posible llevar a cabo esta gran tarea.

AMALIA G DE SALAZAR B.

***

Prodigio de luces y de voces
Escrito por Ruth Cepeda Vargas
domingo, 05 de septiembre de 2010
 El Liberal.


Foto: El Liberal
Para cerrar “con broche de oro” la instalación del VIII Congreso Nacional Gastronómico en el Teatro Guillermo Valencia se presentó el Grupo la “Scala” dirigido por Rosana Perafán de Velasco. Mirar sobre ese escenario el trabajo de estos jóvenes fue contemplar todo un prodigio de luces y de voces llevado con muy buen gusto y elegancia y que encierra una visión muy clara de lo que es el arte musical. Este trabajo continuo de Rosana que empieza en 1991 con un grupo de niños que ha ido creciendo bajo la sombra de su acertada dirección nos demuestra cómo una labor constante e inspirada por una fe muy honda puede dar esa semilla de la que hoy Popayán puede sentirse muy orgullosa.

Conversando con Rosana me cuenta cómo en esos pequeños, algunos de los cuales sólo contaban con tres años de edad, se fue despertando la vocación de la música, del baile, del canto, de la actuación. En el grupo que pudimos ver hay algunos de los de esa época que han encontrado en su acción algo muy positivo y que se compagina con sus sueños. Estas oportunidades únicas que da la vida hay que aprovecharlas y mostrarlas. En Colombia es difícil desarrollar trabajos positivos en el campo del arte y de la cultura porque a la mayoría de las gentes no las preocupa ni sienten atracción por ellos. Se necesita mucha vocación para persistir y alcanzar lo que Rosana ha conseguido al amar profundamente estos campos.

Cuando empieza el espectáculo a uno le llama seriamente la atención el maravilloso juego de luces que allí se desarrolla. Los estratégicos telones transparentes permiten que se filtren, en toda su prodigiosa visión, los reflejos y tonalidades del color luz que tiñen de arco iris todo el escenario lo mismo los rostros y los vestidos y los movimientos de los bailarines. Cuando de pronto el escenario va llenándose lentamente de sombras los cuerpos parecen estatuas suspendidas sobre ese horizonte en donde la noche emerge. Y miramos asombrados cómo se aprovecha la tela diáfana y limpia que llevan los vestidos la cual permite los reflejos y el desvanecimiento del color al reemplazar a la bayeta por el velo. Es un juego precioso de luces y de sombras en donde el escenario es de pronto un atardecer el cual crece con sus luces naranjas y cálidas. El grupo presentó y cantó con mucho acierto el “Sotareño”, “Mohama, “¡Ay, mi llanura!” y “Mi Cauca” el cual es todo un himno, colorido e inolvidable, que hace que nos sintamos muy orgullosos de pertenecer a esta tierra.

Gracias, Rosana, por habernos mostrado parte de esa maravillosa labor que tan seriamente realizas. Es toda una suerte que personas como tú existan y gocen con su tarea que no sólo beneficia a la juventud sino que permite que la historia musical payanesa trascienda.

***
     Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red payanesa por favor
informar a mariopb@comcast.net
e incluir "descontinuar" en la línea "Subject"
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please reply to
 mariopb@comcast.net
 with "unlist" in the Subject line.