POPAYAN 2002
Domingo 20 de enero, 2002
De: Mario Pachajoa Burbano

Apreciados payaneses:

Con un oportuno artículo de Marco Antonio Valencia Calle iniciamos las operaciones de 2002 de la Red de payaneses.

""" ANOTACIÓN VEINTE CERO DOS
Por: Marco Antonio Valencia Calle.

A esta ciudad que nos dio, y da de todo, sus habitantes tenemos que darle más. A esta ciudad de paredes blancas y barrios amontonados en su periferia tenemos que volverla la ciudad cultural de América Latina. El esfuerzo y los sueños forjados por miles de líderes comunales desconocidos, y por patriotas -con o sin- apellido y nobleza, tienen que seguir, en el año 2002 una ruta, y ser propósitos reales de bienestar colectivo.

Popayán es la ciudad cultural y religiosa por excelencia de Colombia, pero tiene que demostrarlo con hechos fehacientes, tangibles y reales. El departamento del Cauca es un centro geopolítico y estratégico de Colombia, y ese aspecto tenemos que aprovecharlo más allá de las palabras. Por realzar esas cualidades debemos apostarle este año todos sus habitantes ¡Es un imperativo!

Cada gestión, cada hecho positivo, cada proyecto abierto debe dejar de ser una utopía, para ser una realidad y convertirnos en ciudad empresarial de la cultura, en un departamento piloto de realidades comerciales que produzca empleo y combata la pobreza. La historia, los blasones, la fama y la riqueza de nuestra gente y nuestra cultura, nos respaldan para re-conquistar los sueños frustrados, los dineros idos, y el protagonismo esquivo en el contexto nacional y mundial por algunos lustros.

Vamos a dejar de brillar por individualidades o protagonismos fugaces. La invitación es a brillar en equipo, a reorganizar nuestra sociedad y apostarle todo lo que tenemos para rescatar la paz, el comercio y el agro. Si un día como conglomerado humano nos equivocamos, ya de eso ni nos acordemos. Mirar de frente, mirar el presente, mirar para adelante... ese debe ser nuestro esquema.

Vamos a demostrar a todos los que dudan de Popayán y el Cauca que podemos ser los mejores en todos los campos de la actividad humana, porque somos forjados en la mejor tierra del mundo, y la historia nos lo confirma.

Vamos a comenzar -y cada caucano debe hacerlo- por invitar públicamente a un cambio de actitud en todos los foráneos mal agradecidos que con cizaña, envidia o indigencia mental, maltratan con sus chismes y bajezas nuestra ciudad, nuestra gente, nuestros políticos y nuestra cultura. A ellos, a los convidados a vivir en la paz de nuestra tierra, que trabajan o estudian en este paraíso, queremos pedirles que respeten nuestras costumbres; que no denigren tanto, y que mejor nos aporten con sus granitos de inteligencia y su dinero para construir una mejor ciudad, por el bien del Cauca y sus gentes y ellos mismos.

Popayán es el mejor vívidero del mundo, y por tal, es una ciudad de puertas abiertas, pero éstos huéspedes tienen que respetar y aportar. Badén Powell decía, "al lugar donde vas, trabaja duro para dejarlo mejor de como lo encontraste". Es elemental cortesía y ética humana. Y a eso invitamos a nuestros invitados.

El cambio mental, el cambio de actitud, lo podemos hacer. Ciudades como Santa fe de Bogotá, Cali y Medellín son ejemplos de ciudades que han renacido de la crisis y los conflictos sociales que toda urbe genera. Y para ello se necesita el aporte de todos: de propios y extraños, y del liderazgo de la prensa local, al igual que de los políticos y su vocación de trabajo comunitario.

Bienvenidos pues, al año del caballo, el año de los cambios y las oportunidades. (manvalencia@caucanet.net.co ) ... """

Cordial saludo,